Terapia con fines curativos que puede aplicarse en un gran número de enfermedades. La técnica se basa en la juiciosa colocación de agujas metálicas.

Terapia con fines curativos en la que se clavan una o más agujas en el cuerpo humano. La han empleado los chinos y japoneses desde la antigüedad.

( Del latín acus, aguja, y punctura, punzada. )

La acupuntura, método terapéutico milenario, y parte integrante de la medicina china, nació en el fértil valle del río Amarillo en las costas septentrionales del mar de China.

Desde allí se fue extendiendo su práctica a todo el Imperio Chino; luego, más allá de sus fronteras, por todo el conjunto del continente asiático desarrollándose principalmente en Corea y en el Japón, y llegando hacia el siglo XVII a los confines de Eurasia y de Africa, para alcanzar por último el mundo occidental. Se trata de un arte de curar, cuyos principios están vinculados con las concepciones cosmogónicas chinas y cuya técnica se basa en la juiciosa colocación de agujas metálicas en puntos del cuerpo humano determinados según algunas leyes creadas a partir precisamente de esas concepciones.

La Acupuntura puede aplicarse en un gran número de enfermedades. En China se considera que cura alrededor de 60 y es muy útil en más de 200. Su efectividad es notoria como analgésico, anestésico y antiespasmódico, actúa asimismo como regulador y equilibrador del sistema nervioso central, périferico y neurovegetativo.

En Occidente donde predomina la medicina alopática la Acupuntura es útil en dos grandes grupos de enfermos: En quienes padecen enfermedades crónicas que no responden al tratamiento habitual o presentan reacciones secundarias frente a los medicamentos y en pacientes en los cuales no hay una terapéutica eficaz. Se pueden citar algunas de las múltiples indicaciones en que resulta útil: dolores de cabeza, jaqueca, contusiones y esguinces, calambres musculares, congestiones cefálicas, cólicos intestinales, estomacales y uterinos, trastornos de la menstruación, dolores musculares, insomnio, depresión, impotencia sexual, neurastenia en sus primeras etapas, trastornos circulatorios de manos o pies (sensación de que se duermen, enfrían o cosquilleo),eccema, acidez de estómago, trastornos de presión arterial, palpitaciones, neuralgia facial, hemorroides, reumatismo, herpes Zoster, úlcera de estómago o duodeno, catarro de las vías respiratorias, rinitis, sinusitis,asma bronquial, neuralgia del trigémino, afecciones oculares y algunas enfermedades de nariz, garganta y oído.

Por supuesto resulta imposible enumerar todas las afecciones en que la Acupuntura es útil ya que el factor personal es decisivo y cada paciente necesita una adecuada combinación de agujas y ésta requiere por parte del médico y paciente dedicación y paciencia.